Instale Flash en su Navegador

Misericordiosos como el padre


Mensaje de nuestro Director

La Semana Santa abraza las celebraciones más importantes de nuestra Madre Iglesia, pues se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús, con todo el dolor y gloria por el que atravesó nuestro Salvador. Inicia el Miércoles de Ceniza (6 de marzo) y finaliza el Jueves Santo (18 de abril), dejándonos 40 días que conocemos como Cuaresma, tiempo de preparación para la gran fiesta de la Pascua.

Sobre todo en este tiempo, es muy importante que cada uno, en su interior, prepare su corazón para recibir los días santos, reconociendo las faltas en las que hemos incurrido, meditando sobre todo lo que movió al Cielo para que Jesús se hiciera uno de nosotros y con su infinito amor y misericordia, decidiera tomar el lugar de los hombres para liberar a la humanidad del pecado; es el período ideal para meditar sobre nuestras acciones y los cambios que debemos realizar para acercarnos más a Dios y cumplir con sus mandamientos, que pudieran resumirse en uno solo: amar más, con ese amor del que nos habla San Pablo:

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13:4-7.

Los lasallistas emprenderemos una Jornada de Oración el Miércoles de Ceniza para pedir perdón e interceder por las personas que han sufrido alguna violencia física, psicológica o sexual; acoso escolar, sexual, cibernético; rechazo o discriminación; dentro o fuera de nuestras instituciones. Para …[ ] desde la fe, acercar nuestros corazones como lasallistas, para que todas las personas "experimentemos misericordia, compasión y paz"... y qué mejor que en el inicio de la Cuaresma marcar esta vivencia en el Año Jubilar. En este Año de las Vocaciones, somos llamados a mirar con misericordia hacia nosotros mismos y hacia los que han sido víctimas de algún tipo de abuso o rechazo. Pediremos también por el arrepentimiento y la conversión de quienes han cometido algún abuso, para que se abran a la misericordia y la compasión de Dios (Hno. Pedro Álvarez Arenas, Visitador Distrito Antillas-México Sur).

Invito a cada uno de ustedes: alumnos, profesores, colaboradores, padres de familia, a unirse en oración a esta intención que recorrerá el mundo, para que alcance a todos los que la necesitan y al mismo tiempo, penetre en el propio corazón; y vivamos esta Cuaresma con amorosa devoción para ofrecer a Jesús un corazón atento para escucharlo, dócil para seguirlo y amante para cada día, esforzarnos en amar más a nuestros semejantes, al modo que Él nos ha amado.





Con Profundo Afecto


Hno. Ángel Ibarguren Aguirre

Director General


I N D I V I S A   M A N E N T





Comparte con tus contactos: